La leyenda del  baño de la Cava

La leyenda del  baño de la Cava

”La Cava” era un apodo, con el que se conocía a una dama visigoda llamada Florinda. Era hija del Conde Don Julián, que era el noble que estaba a cargo de la vigilancia del Estrecho de Gibraltar.

Era costumbre que las hijas de los nobles vivieran en Toledo, en la Corte. Florinda, era muy bella y tenía la afición de bañarse desnuda en el río Tajo ,en un lugar próximo al palacio del rey Don Rodrigo, que estaba situado cerca de la Puerta del Cambrón y lo que hoy es San Juan de los Reyes, y aún se conserva una especie de torreón cerca del puente de San Martín.Puerta_del_Cambron,_Toledo

Don Rodrigo la vio bañándose y prendado de su belleza consiguió yacer con ella, no sin antes prometerla matrimonio. Como no cumplió el rey su promesa, ella se lo contó a su padre. El Conde enfadado, dejó pasar a los musulmanes a la península e incluso luchó al lado de los hijos de Vitiza, en la batalla de Guadalete en el año 711 perdiéndose así el reino visigodo.

Cuenta la leyenda que Don Rodrigo murió haciendo penitencia como ermitaño, y que Don Julián y los otros traidores fueron asesinados por los mismos árabes que no se fiaban de ellos.

¿Pero que fue de la dama?. Pues pasaron los años y quienes vivían cerca del puente de San Martín, empezaron a ver por las noches a una mujer llorando y gritando lastimeramente, y deambulando por el río mirando sus aguas. Cuando alguien se atrevía a acercársela echaba a correr y se perdía en la noche, hasta que un día desapareció.

Poco después al atardecer, cuando el sol se ocultaba comenzó a verse una figura fantasmal en lo alto del torreón del baño de la Cava, mirando hacia donde estaba el palacio, de pronto aparecía otra figura, esta vestida de caballero con armadura y los dos fantasmas se miraban, en este momento la tempestad se desataba y el río se desbordaba inundando la vega…

… En los montes cercanos vivía un ermitaño, y cierta noche se le apareció mientras dormía una figura que le dijo,”Yo soy Florinda la maldita, la Cava, la hija del Conde Don Julián. Cuando me enteré que España era presa de los hijos de Mahoma por mi pecado, me vine a vivir junto al lugar donde perdí mi honor. Allí estuve durante días hasta que caí muerta en el torreón maldito, y allí está mi cuerpo sin sepultar. Por las noches llamo a voces a Don Rodrigo, cuya alma también pena por estos lugares, y juntos intentaremos pedir perdón a Dios y a los hombres. Ve allí y ayúdanos  con tus oraciones”.

Al día siguiente, el ermitaño se dirigió al barrio del arrabal y reunió en una procesión a varios fervientes cristianos. Por la noche con una enorme cruz y todos con teas encendidas se presentaron en el torreón. Al entrar con la cruz, el cuerpo de Florinda se levantó y se sumergió en el agua todos cayeron de rodillas y rezaron. El lugar fue bendecido por el ermitaño y volvieron a sus casas.

Nunca mas se vieron almas en pena por la noche, aunque hay veces que desde el puente se ve una figura blanca brillar en las aguas del Tajo que va hacia el Torreón.

ver el romance del baño de la Cava en estos vídeos

 

Anuncios

Un comentario en “La leyenda del  baño de la Cava

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s