Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes y el espiritismo

Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes y el espiritismo

Sir Arthur Ignacio Conan Doyle nació el 22 de mayo de 1859 en el número 11 de  Picardy Place, Edimburgo, Escocia.  Su familia era católica irlandesa en la que algunos familiares había sido ilustradores y caricaturistas, como su abuelo John Doyle y su tío Richard, entre otros.

Su padre Charles Altamont Doyle nació en Inglaterra y era funcionario de obras públicas y aficionado al dibujo. Fue destinado a Edimburgo y como era alcohólico le tuvieron que internar en una institución. Se cree que Arthur tenía ocho o nueve hermanos  y los internaron en varias instituciones beneficas, aunque luego se volvieron a unir.

Con la ayuda de unos tíos con posibles Arthur fue enviado a la escuela Stonyhurst Saint Mary`s Hall de la Compañía de Jesús en Lancashire y luego estuvo en el colegio Stonyhurst College. Continuó su educación en Austria para que perfeccionase sus estudios humanísticos y sus conocimientos del alemán. En ese tiempo se convirtió en lector y admirador de Walter Scott, sobre todo de su “Ivanhoe”, de Lord Macaulay con sus “Baladas de la Roma Antigua” y de Edgar Allan Poe con su “El escarabajo de Oro”, obras que le dejaron una impresión perdurable. En 1876 comenzó la carrera de medicina en la Universidad de Edimburgo, donde conocería al médico forense Joseph Bell, que fue quien le inspiró para su personaje de Sherlock Holmes. Le enseñó el arte de observar, ver y deducir, lo que más tarde se conoció como el “método Sherlock Holmes”.

Destacó como deportista en, rugby, golf, boxeo. En 1880 se embarcó para ejercer de cirujano en un ballenero llamado The Hope durante unos seis meses. Dejándose llevar por su carácter aventurero, decidió colocarse mas tarde en un vapor de carga y pasajeros, por las costas occidentales de África.  A los 22 años se graduó como médico y se doctoró en 1885, pero recibió el titulo cuatro años después. Trabó amistad con el escritor J. M. Barrie el creador de Peter Pan. Mientras estudiaba medicina escribía historias cortas, la primera fue “The Mystery of the Sasassa Valley” o “El Misterio del Valle de Sasassa”. También escribió su primer artículo médico Gelsemium como veneno.

En 1885 contrajo matrimonio con Louise Hawkins, más conocida como Touie, con la que tuvo dos hijos: Mary Louise (1889-1906) y Alleyne Kingsley (1892-1918). Louise murió de tuberculosis el 4 de julio de 1906. Un año más tarde, después de 20 años de matrimonio con su primera mujer, se casó con una mujer llamada Jean Leckie. Se había enamorado perdidamente de ella anteriormente, pero no fue infiel a su primera esposa. Arthur y Jean se casaron y tuvieron tres hijos más: Jean Lena Annette, Denis Percy Stewart (1909-1955) y Adrián Malcolm. Su segunda mujer moriría años después que él, el 27 de junio de 1940.

Se cuenta que entre los años 1885 a 1888 ya participaba el autor en sesiones espiritistas, como la güija del vaso bocabajo y además realizó sus propios experimentos de telepatía con un conocido o familiar.

En 1891 se fue a Londres para trabajar de oftalmólogo, pero no tuvo pacientes así que entonces escribió las aventuras de Sherlock Holmes. Él jamás apreció este personaje, tanto es así que escribió a su madre para decirla que quería matar a Sherlock Holmes y su madre le contestó que a su público no le iba a hacer ninguna gracia.

Finalmente cumplió su deseo con “El problema final”. Sus lectores se lo tomaron tan mal que le escribían cartas que iban de súplicas a amenazas pasando por insultos porque pedían que lo resucitara. Doyle cedió escribiendo “La casa vacía” y publicó “El sabueso de los Baskerville”.

El escritor Rodger Garrick-Steele acusó a Doyle de haber plagiado el texto de este último libro y que el autor era Bertram Fletcher Robinson.  Bertram y Doyle consolidaron una mistad a bordo de un barco desde la Ciudad del Cabo a Southamptom y Bertram relató a Doyle una leyenda de unos perros fantasmales sobre el escudero Richard Cabell III. Ellos habían acordado escribir una historia sobre Devon juntos , que es un condado no metropolitano situado en el sudoeste de Inglaterra, que limita con Cornualles al oeste y con Dorset y Somerset al este. Su colaboración llevó a la novela de El Sabueso de los Baskerville, aunque también dio ideas para otra historia de Sherlock titulada El constructor de Norwood. Robinson reconoció que su colaboración se limitaba a la de un “asistente de producción.”.

En 1900 el escritor escribió la guerra de los Boers, se presentó como candidato a la Unión Liberal, pero no fue elegido. Después escribió un artículo llamado La guerra en el sur de África, que fue muy traducido a otros idiomas. Se le otorgó el tratamiento de Sir tras nombrarle Caballero de la Orden del Imperio Británico en 1902. No recibió ningún premio a lo largo de toda su carrera.

Al estallar la Primera Guerra Mundial intentó alistarse, pero le rechazaron. Dirigió una carta a sus compañeros deportistas, hábiles jinetes en la caza del zorro y en las carreras, insinuándoles que formaran un Cuerpo de Voluntarios de Caballería, él también se alistó, pero su edad era superior a los 40 años y no lo hizo apto. Apeló entonces, a su título de médico y se incorporó en condición de honorario a un Hospital de Campaña dirigido y financiado por un colega amigo suyo, el Dr. John Langman.

Conan Doyle se hizo cargo del hospital y trabajó como médico, enfermero y administrador. En sus momentos libres, contaba a los enfermos cuentos e historias para entretenerlos, les escribía sus cartas y los despedía cuando morían. Luego se unió al frente de batalla y le escribíó a su madre: “Marcho hacia el sur, con la conciencia de que no he dejado por hacer nada de lo que debía. Y, gracias a Dios, he ganado con la experiencia”. Durante la guerra de 1914, los gobernantes de Inglaterra, y su gran amigo Winston Churchill, acogieron algunas de las sugerencias aportadas por él.

La muerte de su hijo Kingsley, por una pulmonía le hizo coquetear con el espiritismo, que fue fundado por Allan Kardec, un seudónimo utilizado por el pedagogo y escritor Hippolyte Léon Denizard Rivall. Después murieron en 1919 su hermano Inner  y, poco después, dos cuñados y dos sobrinos.  Doyle aseguraba haber escuchado la voz de su hijo en una serie de sesiones con una médium y escribió que se le había aparecido su madre y un primo.

Publicó en 1926 Hystory of Spiritualism. Allí escribió que no creía en estas cosas hasta que vio que Wallace, el químico William Crookes y el astrónomo Camille Flammarion creían en la vida después de la muerte. Otros sabios, como el naturalista Charles Darwin y el neurocientífico español Santiago Ramón y Cajal, no comparten ese entusiasmo. “Pena da pensar que, en los absurdos de la moderna brujería, hayan caído hombres de ciencia como Crookes y Richet, y filósofos como Krause y William James. Yo confieso, un poco avergonzado, mi irreductible escepticismo”, dijo el Nobel aragonés en Charlas de café. Pensamientos, anécdotas y confidencias (1920).

Ramón y Cajal asiste a exhibiciones mediúmnicas y se queda sorprendido: “Lo admirable en aquellas sesiones no eran los mediums, sino la increíble ingenuidad de los que asistían a ellas, que tomaban por manifestaciones sobrenaturales, fenómenos nerviosos (autosugestión sobre todo) de los médiums, o la sola coincidencia de hechos, conocidos ardides tan exhibidos después en los teatros”, dice en Historia de mi labor científica (1905).

Doyle defendió sus ideas del espiritismo y ocultismo contra su amigo Harry Houdini. Se vieron enfrentados  porque Doyle creía en el espiritismo y Houdini no. Como su segunda mujer era médium Arthur ofreció que hicieran una sesión a Harry para que se pudiese poner en contacto con su madre, pero cuando Jean la mujer de Doyle se puso en trance, escribió en unas hojas de papel a toda velocidad. Se suponía que la madre la había dictado un mensaje en inglés, que el escrito llevaba una cruz y además le llamaba Harry. No dio una, ni su madre sabía inglés, hablaba en una mezcla de alemán, húngaro y yidis;  era judía al casarse con su marido, y no le llamaba Harry sino Ehrich.

Houdini no dijo nada, pero pocos meses mas tarde publicó un artículo en el New York Sun, en el que negaba que alguna vez hubiese percibido el menor signo de comunicación con Seres queridos que hubiese perdido. Negaba los poderes de Jean y Conan Doyle se sintió traicionado.

Los últimos años de su vida los dedicó al estudio y la práctica del espiritismo y mantuvo en Londres durante bastante tiempo un museo del espiritismo y una librería de índole ocultista. Viajaba por el mundo para pronunciar conferencias. Como era famoso por el personaje de Holmes asistía mucho público que solía salir convencido de la nueva revelación del mas allá. Ganaba bastante dinero con Sherlock Holmes, pero se le escapaba de las manos al publicar otras obras que hablaban de lo paranormal.

Su pensamiento evolucionó en tres etapas: la primera marcada por una profunda fe católica, la segunda agnóstica y racionalista, y la última cuando encontró pruebas de la inmortalidad del alma.

En febrero de 1925, completó un libro titulado “Las Aventuras Psíquicas de Edward Malone”, publicado por Magazine Strand como “La Tierra de la Bruma”, y aunque es una obra de ficción, contiene el más claro concepto de las creencias de Conan Doyle, a medida que se acercaba a la vejez y a la muerte. Antes de morir, escribió: «El lector juzgará que yo he vivido muchas aventuras. Las mayores y más gloriosas me esperan ahora».

Murió en Crowborough al este de Sussex, Inglaterra el 7 de julio de 1930 de un ataque al corazón. Fue enterrado en el cementerio de la iglesia de Minestead en New Forest, Hampshire donde se le ha levantado una estatua en su honor al estar viviendo allí durante 23 años.

La esposa de Conan Doyle mandó poner en su tumba en un breve epitafio: Sir Arthur Conan Doyle Nació el 22 de mayo de 1859 “Temple de acero, rectitud de espada”. Como ella pensaba que seguiría viviendo no puso la fecha de la muerte. El día del entierro llevaba un vestido de flores y sus amigos no vestían de luto.

 


Si te ha gustado mi artículo y quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

Anuncios

6 comentarios en “Sir Arthur Conan Doyle, Sherlock Holmes y el espiritismo

  1. Maravilloso. Muchas gracias por este post. No sabía tantas cosas sobre él a pesar de que está en mi Muro del Homenaje por su “lucha” para acabar con su principal personaje y enfrentarse al público (lo que pasa cuando creas algo más grande que tú).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s