Damas en las Ordenes Templarias y de Caballería

Damas en las Ordenes Templarias y de Caballería

 El verdadero nombre de la Orden de los Templarios era Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón. Estaba formada por monjes guerreros que protegían a los peregrinos que iban a Tierra Santa en el Reino de Jerusalén.

En los primeros años de existencia se cree que hubo mujeres que pertenecieron a la Orden como templarias o como asociadas. No era extraño ver mujeres pero no como guerreras, sino como monjas. Se las conocía como “Damas Templarías”.

Damas templarias

Estaban alojadas en instalaciones distintas a las de los caballeros y se dedicaban a curar a los heridos y enfermos, en la confección o en las labores del ganado y el cultivo, aunque en un documento árabe del siglo XIII del cronista Ibn Abi Zar cuenta el arrojo de estas mujeres en la lucha de la batalla de las Navas de Tolosa:Curiosidades exprimeHistoria historia escapismo Versalles Felipe V Luis XIV Rey Sol Isabel Farnesio Farinelli Maria Ana Victoria Gran Delfin Maria Luisa Saboya Princesa Ursinos expediciòn pabellones Feria internacional Campo naipes Nápoles Alemania turcos Latina Chimborazo Ecuador volcán Agatha Christie Altamira Marcelino Sanz de Sautuola Cantabria Poirot Mrs Marpel libros Inglaterra Filipinas inventos Ángela Gil Robles Cuba Estados Unidos Lenguaje Amargura calle Houdini übeda Sherlock Jaén Holmes mago Newyork América Europa Estadosunidos Tutankamon Nefertiti telescopio cometa gripe mundial Guerra norteamerica Alemania dichos leyenda Cádiz Lugares fascinantes Alfonso XIII rey exprime historias torre Hércules Breogan Galicia leyendas mitos España Madrid misterio refranes español madrileño Roma Italia Francia árbol colores Nicea constantino abanico arma Japón religión mujer palacio pirata flamenco padre libros baile Sevilla Fallas Conan Doyle literatura espiritismo universidad Valencia tecnología Egipto reina Alemania Italia Cartas barajas Mujeres templarias Ordenes de Caballería Torre Don Fadrique armada invencible española exprimehistorias niños robados Cartuja Sevilla Exposición UniversalDescubrimiento América Carabelas Palos de La Frontera La Rábida Cristobal Colón Dia de la madre Albaet Vampira del Raval Enriqueta Martí generación del 27 las sinsombrero velatorio del angelito hispanoamérica Mexico Argentina Puerto Rico Chile Cuba Arco de la Sangre Cristo Zocodover Posada de la Sangre Toledo Ávila Ximena Miguel Cervantes Saavedra Alcalá de Henares Valladolid Nápoles Sicilia Don Quijote Mesina Sevilla Blázquez Úbeda reconquista Alcazar de Madrid Pinta La Niña Santa María Nao Victoria Palacio Real María de Lagos Castillo de Guadamur

“(…) los contingentes templarios lucharon con gran coraje (…) estimulados por las hazañas de sus compañeras”.

Quizá formaron parte de una sociedad paralela a la Orden de los templarios. y después de dar donaciones y de entregar sus feudos  para poder ayudar a la institución. Azalais, una dama del Rosellón, entregó su feudo en Villamolaque a cambio de poder pertenecer a  la Santa Caballería de Jerusalén y entregarse a Dios.

La madre Inés, abadesa de Camaldules de Saint-Michel del Ermo y su comunidad de monjas entraron en la Orden del Templo y Juana, viuda de Ricardo de Chadefelde de Inglaterra, que tomó los votos como dama ante el Archidiácono de Wilshire, entre otras.

Nunca se mezclaban con los hombres. A ellos se les “recomendaba” que no se besara a ninguna mujer, ni aun siendo familiar porque los expulsarían.

Hay quien cree que el papel de la mujer dentro de la orden es que representaban algo sagrado, ellos adoraban a la Virgen María y de María Magdalena e hicieron construir muchos templos y catedrales en su nombre.

Otras voces dicen que en realidad cuando crearon la Orden templaria era la de proteger la reminiscencia de la Gran Diosa prehistórica que tras milenios de ocultar y olvidar el principio eterno femenino, de la naturaleza y el cosmos, del comienzo de la era cristiana, del poder patriarcal.

Quizás es lo que representaría el Santo Grial. Hay quien dice que las catedrales templarias representan a la mujer, dando a luz y las dos torres principales y la entrada en forma de vagina y el rosetón como el chacra raíz, que porta la luz universal.

La Orden de Santiago que era una de las órdenes masculinas admitieron desde el principio a las mujeres, ya que sus integrantes se podían casar. La labor de las damas de la orden, que debían ser de noble condición y acreditar su limpieza de sangre con el correspondiente expediente, se limitaba a la tarea de educar a los hijos de los caballeros. No obstante, alguna llegó a estar al frente de alguna encomienda.

Orden del Espíritu Santo de Montpellier.  Un caballero de Montpellier, llamado Guy de Guado, hizo edificar en esta ciudad francesa en el año 1195 un hospital destinado para los enfermos y pobres, y lo instaló bajo la advocación de Santa Marta. Hombres y mujeres se asociaron al fundador para ayudarle en su empresa que bien pronto hizo grandes progresos.

Orden del Espíritu Santo de Saxia. Inocencio II, fundó otra de las mismas condiciones y servicios en Italia, que pronto se unió a la de Francia. Durante muchos siglos ambas constituciones prestaron importantes servicios, mas poco a poco fueron cambiando las circunstancias. Hubo agitaciones, se organizaron nuevas órdenes, y la de Francia declinó sensiblemente y quedó un poco a la sombra de la historia. Un decreto del mes de diciembre de 1672 declaró extinguida y suprimida esta orden y ordenó que todos sus bienes y rentas fuesen confiscados a favor de la orden de San Lázaro de Jerusalén y de la hospitalaria de Nuestra Señora de Monte Carmelo.

La Orden de las Damas de Tortosa o del Hacha fue fundada en 1149 por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona,que era hermano de Doña Berenguela de Barcelona, como tributo a las mujeres que unieron sus esfuerzos a las tropas que la defendían y contribuyeron a la conquista de la ciudad de Tortosa de manos de los musulmanes.

Las mujeres que a ella pertenecían gozaban de muchos privilegios, exenciones de impuestos y el que los caballeros les cediesen la preeminencia en los actos públicos. A esta orden sólo podían acceder las descendientes de las mujeres defensoras.

La Orden de las Damas de la Banda fue creada por Juan I de Castilla en 1387 con el fin de honrar la memoria de las mujeres que ayudaron a la defensa de Palencia en el asedio a que se vio sometida por las tropas inglesas. Concedió a las mujeres nobles palentinas el privilegio de llevar la banda dorada “como la traían los caballeros de la Orden de la Banda“, creada por Alfonso XI en 1332.

En el s. XVII se crearon en el centro y norte de Europa varias órdenes femeninas con un marcado sentido religioso y carácter nobiliario, como:

 La Orden de la Cabeza de Muerto la funda en 1652 Silvio Nimrod duque de Witemberg para damas y caballeros eligiendo a su madre Sofía Magdalena duquesa de Ligntz y de Brieg gran Priora. Estaba prohibido a las ocupantes de dicha orden el juego, la asistencia a fiestas públicas y el uso de trajes magníficos. Todos los años se celebraba capítulo general, y en él eran multadas aquellas damas que habían contravenido los preceptos de la regla.

El dinero recogido de las multas se depositaba en una caja para distribuirlo después entre los pobres el día del Viernes Santo. La divisa de la orden era una cabeza de calavera que en su contorno tenía el siguiente lema: «Memento mori», y pendía de ella un lazo negro de seda.

 La Orden del Amaranta. La reina Cristina de Suecia, queriendo perpetuar la memoria del triunfo de la creencia ortodoxa sobre la de los luteranos, instituyó esta orden en el año 1653, concediendo su collar a varios caballeros y damas de su corte que estuvieran dispuestos a abandonar el error y las doctrinas de Lutero.

La divisa de esta orden consistía en una joya de diamantes con dos “AA”, de oro y contrapuestas, dentro de una corona de laurel atada con una cinta blanca, en la cual estaba bordado de oro la siguiente inscripción: «Dolce nella memoria». Poco tiempo después de haber sido constituida fue olvidada por su propia fundadora y desapareció completamente a la muerte de ésta.

 La Orden de las Damas para Honrar a la Cruz. Esta orden de caballería fue creada por la propia emperatriz Leonor de Gonzaga en el año 1668, después del incendio del palacio imperial, cuyas llamas, que todo lo destruyeron, habían respetado sólo un crucifijo de oro que contenía un lignun crucis.

Las damas de esta orden llevaban por divisa, al lado izquierdo de su cuerpo, una cinta negra, de la cual pendía una cruz potenzada (en forma de T) de oro, terminando sus cuatro brazos, que estaban rodeados por cuatro águilas imperiales, en una estrella de plata. Y sobre el crucifijo dos troncos puestos en cruz con las palabras: «Salus et gloria».

La Orden del Amor al Prójimo. Esta orden fue establecida en Suecia en el año 1708 por la emperatriz Elizabeth Cristina. Admitía tanto a hombres como a mujeres para recompensar su fidelidad y adhesión a la soberana. Pero fue olvidado poco tiempo después de haberse constituido sin que tuviera nunca mucha importancia. La divisa de esta orden era una cruz de oro de ocho puntas, esmaltada en blanco, con una cinta encarnada y la siguiente inscripción: «Amor proximi»

La Orden de las damas Esclavas de la Virtud fundada por Leonor de Gonzaga, viuda del emperador de Alemania Fernando III en 1662 declarándose como priora y treinta monjas que la podrían componer. Su divisa era un sol de oro rodeado de una corona de laurel con un epígrafe que decía “sola triumphat ubique”

Y hay que irse ya hasta Carlos IV, en el s. XVIII, para encontrar en España la Real Orden de Damas Nobles de María Luisa, creada para recompensar a las damas nobilis que hubieran prestado importantes servicios a la corona. La reina de España ejercía de Gran Maestre.

La Orden de las Damas Nobles de María Luísa es la única distinción española reservada únicamente a las mujeres. Han obtenido esta distinción innumerables personalidades de España y de muchos países de todo el mundo y continúa siendo uno de los grandes reconocimientos que puede conceder la monarquía española a las mujeres por lo que significa.

Fue creada en 1792 por Carlos IV de España a instancia de su esposa María Luisa de Parma, para que ésta tuviera una manera de recompensar a las mujeres nobles que se distinguieran por sus servicios o cualidades, por lo que se trata de una distinción reservada únicamente a mujeres.

En virtud de los estatutos debían obligarse estas damas a visitar una vez cada mes los hospitales públicos de mujeres, casas de asilo y beneficencia. Y celebrar todos los años una misa para el descanso del alma de las damas de la orden ya fallecidas. Esta orden estaba bajo la protección de San Fernando, y la reina de España ejercía la dignidad de ser el gran maestre. El documento de constitución dice lo siguiente:

«Para que la reina, mi amada esposa, tenga un modo más de mostrar su benevolencia a las personas nobles de su sexo que se distinguieron por sus servicios, prendas y calidades, hemos acordado establecer y fundar una orden de damas nobles, cuya denominación sea: «Real orden de la Reina María Luisa», y nombrará la reina las damas que hayan de componerla.

»Las damas usaran una banda blanca ancha, morada, con una lista del tercio de su anchura, blanca en el centro, que colocarán desde el hombro derecho al costado izquierdo. La cruz es de oro, de cuatro brazos con ocho puntas que rematan en pequeños globos. Los cantones son de esmalte morado, y el campo blanco. En medio un óvalo de esmalte blanco con bordura morada, y en su centro la imagen de San Fernando. Esta cruz tiene los brazos alterados con castillos y leones de oro, y montada de una corona de laurel. El reverso lo forma un óvalo de esmalte blanco, en cuyo centro tiene la frase de “María Luisa”, y en una bordura la inscripción: “Real orden de la reina María Luisa”».

Ya vemos que han existido ordenes mixtas o femeninas y a pesar de que muchas fueron fundadas por los intereses masculinos, estas no dejan de ser unas  mujeres bizarras que en los asedios o en peligro de muerte lucharon bravamente sin tener instrucción militar ni conocer las armas, demostrando ser iguales a los hombres. En esos momentos demostraban lo valientes que eran cuando se les permitía defenderse y defender los lugares y las personas que con ellas estaban.

 

Si te ha gustado mi artículo y quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

 

Datos recogidos entre otros de

http://www.agalera.net/ordenesmujer.htm

http://www.aliciagalvan.com/articulos/misterios/las-mujeres-templarias/

 

Anuncios

Un comentario en “Damas en las Ordenes Templarias y de Caballería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s