Alfred Hitchcock estuvo en San Sebastián

Alfred Hitchcock estuvo en San Sebastián

Alfred Hitchcock fue muchísimo más que un creador de trucos para mantener en vilo al espectador. Su visión del cine era global, no se limitaba a un género, ni a sorprender al espectador, también cuidaba los detalles de la música y hasta el último mueble del decorado.

Desde los años 20 hasta mediados de los 70, la figura del director no era algo popular. Al público le interesaba quién salía en pantalla, no quien estaba detrás de ella.

Frank Capra fue el primer director que consiguió poner su nombre antes que el título de la película, pero Hitchcock hizo del autor algo tan especial como lo eran las estrellas o la propia película.

Tenía la capacidad de hacer un cine moderno sin romper las reglas. Logró ser popular, genuino e innovador al mismo tiempo.

Sus primeras películas mudas fueron:

  • El enemigo de las rubias (‘The Lodger’, 1927)
  • The Ring (1927).

En su primera etapa en Inglaterra dirigió magistralmente la pesadilla del ciudadano ordinario metido en una situación extraordinaria.

Un ejemplo fueron películas como:

  • 39 escalones (1935)
  • Alarma en el expreso (1938)

También dirigió comedias como:

  • Lo mejor es lo malo conocido (1933)

Películas de aventura:

  • La posada de Jamaica (1939)

Con el productor de ‘Lo que el viento se llevó’ dirigió:

  • Rebeca (1940),
  • Recuerda (1945)
  • El proceso Paradine (1947)

Exhibió la belleza, el misterio y la capacidad de fascinación de actrices como:

  • Ingrid Bergman en Recuerda (1945) y ‘Encadenados’ (1946)
  • Grace Kelly en Crimen perfecto (1954), La ventana indiscreta (1954) y Atrapa a un ladrón (1955)
  • Eva Marie Saint en Con la muerte en los talones (1959)
  • Tippi Hedren en Los pájaros (1963)y Marnie, la ladrona (1964)
  • Janet Leigh en Psicosis (1960)
  • Kim Novak en Vértigo (1958).

Y mostró el lado más amable, pero también el más inquietante, de actores como:

  • Cary Grant
  • James Stewart
  • Farley Granger

Hacía un cine comercial y popular, y al mismo tiempo se metía en retos complicados que le salían magníficamente bien como:

  • Hacer casi toda una película en un bote lleno de gente moribunda, en Naufragos (1944)
  • Filmar una película entera en un solo plano (aunque con los cortes que imponían los rollos de película de máxima duración, 11 minutos) en La soga (1948).
  • Hacer una secuencia de mucha tensión a la vez que Doris Day canta al piano ‘Qué será, será’, en El hombre que sabía demasiado (1956).

Hasta sus peores películas, Matrimonio original (1941) o Atormentada (1949), son estupendas, incluida la simpática La trama con la que se despidió en 1976.

Cuando Alfred Hitchcock visitó el Festival de Cine de San Sebastián, en 1958, ya era un director famoso, aunque la crítica no le era favorable.

En el Festival compitió dos veces, con dos de sus obras maestras:

  • Vértigo (De entre los muertos) (1958)
  • Con la muerte en los talones (1959).

Ninguna consiguió la Concha de Oro, aunque las dos fueron premiadas con la Concha de Plata para largometrajes compartidas con:

  1. Rufufú, de Mario Monicelli
  2. De los apeninos a los Andes, de Folco Quilici

En 1958, el director británico Alfred Hitchcock llegó a San Sebastián para el estreno mundial de su película Vértigo en el VI Festival Internacional del Cine.

Del 21 al 24 de julio recorrió el País Vasco con su esposa, la guionista Alma Reville, visitando también Pasai Donibane, Biarritz, Hendaia, Baiona y hasta Lourdes.

Durante cuatro días, estuvieron acompañados por un periodista y un fotógrafo que documentaron el viaje para la prensa local y para medios como “La Gaceta Ilustrada” o “Paris Match”.

Hitchcock «comió copiosamente en la sociedad Gaztelubide y al día siguiente en un restaurante de Pasajes de San Juan tomo el siguiente menú:

Entremeses, lenguado, un gran turnedó con guarnición, arroz con leche, café y un enorme puro habano.

Hizo turismo por la ciudad, quedando admirado por el Museo de San Telmo – ‘excelente escenario natural para una de mis películas’, declaró.

Visitó la Iglesia de Santa María,  se acercó a Bayona y estuvo en la catedral. En ella se fotografió subido en el púlpito.

Hitchcock dio una rueda de prensa en el Hotel María Cristina, y presentó ‘Vértigo’ en el teatro Victoria Eugenia, «con gesto imperturbable pero con palabras y bromas ingeniosas, y demostró que en su caso el director era la estrella.

En la exposición “Welcome Mr. Hitchcock” de la Capitalidad Cultural Europea y el Zinemaldia presentaron en el Espacio 2016 de la calle Easo un total de 125 fotografías, muchas de ellas inéditas, de la visita del famoso director.

La muestra, que se tituló “Welcome Mr. Hitchcock. Un viaje por el País Vasco”, fue el resultado de una propuesta que hizo a la Oficina de la Capitalidad el fotógrafo donostiarra Pedro Usabiaga después de encontrar fotografías del viaje en el Rastro de Madrid.

Recogiendo datos de fotógrafos como Paco Marí o Vicente Ibáñez y de periodistas como Enrique Herreros, se ha podido saber casi cada paso de aquel viaje:

  • La llegada al aeropuerto de Biarritz al suroeste de Francia, una ciudad situada en el departamento de los Pirineos Atlánticos, en la región de Aquitania. Desde allí cruzó la frontera con Irún.
  • La bienvenida en La sociedad gastronómica Gaztelubide
  • El paseo en Rolls Royce por la ciudad
  • La visita a la iglesia de Santa Teresa, la basílica de Santa Maríala iglesia de San Vicente y posando en el claustro de San Telmo, subido en un púlpito
  • La comida en Casa Cámara en Pasaia, Pasajes de San Juan
  • Se desplazaron al santuario de Lourdes
  • La pastelería en Biarritz
  • El helado en Bayona
  • La visita al cementerio de Polloe, que debe su nombre al caserío Polloe-Enea en Donostia – San Sebastián . Destaca el obelisco de arenisca trasladado desde un cementerio más antiguo. destacan unas capillas en altura de estilo neogótico conservando todas ellas bellas vidrieras historiadas y de motivos vegetales. Entre las personalidades ilustres enterradas allí destacan: El pintor Ignacio Zuloaga (1870-1945), la política Clara Campoamor (1888-1972), el médico y escritor Luis Martín Santos (1924-1964) o el dramaturgo Miguel Mihura Santos (1905-1977). Esta visita fue un guiño a su película.
  • La suite 405 del Hotel María Cristina
  • Firmando autógrafos
  • Haciendo la estatua ante unos niños en el escaparate de una tienda de antigüedades de la Avenida.

Después de San Sebastián, Hitchcock empezó el rodaje de Con la muerte en los talones que había pospuesto para visitar el País Vasco y que al año siguiente, tal y como prometió, se estrenó también en Donostia.

Si  quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte gratuitamente a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete gratis a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

Para leer mas

Diario del festival

Exposición San Sebastián recoge el viaje

San Sebastián 2016 tras los pasos de Hitchcock

Treinta años Hitchcock

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s