La Virgen mas castiza de Madrid

La Virgen mas castiza de Madrid

No había pareja de novios en Madrid que no pasara por la capilla de la Virgen de la Paloma para que bendijese su matrimonio, ni madre que no presentara a la Virgen a su hijo recién nacido.

Hubo en esta zona unos corrales que pertenecían a las monjas de San Juan de la Penitencia. Aquí se criaban palomas y parece ser que al trasladar un cuadro de la Virgen de Maravillas a la calle de la Palma una paloma sobrevoló la imagen. Como supieron que la paloma procedía de estos corrales, la calle se quedó con el nombre de la Paloma.

Según la leyenda a finales del siglo XVIII fue encontrado un lienzo representando a un mujer vestida de monja, con un rosario en las manos, entre un montón de leña en un corralón.

Era una talla de la Virgen de la Soledad, realizada por Gaspar Becerra. Sin embargo, hay quien defiende que es el retrato de una monja, hecho por su padre, antes de que su hija entrara en un convento de clausura.

Hay otros que defienden que el pintor hizo un cuadro a la Virgen de la Soledad, y que el pintó a una monja.

Unos niños que estaban jugando con el lienzo, y Andrea Isabel Tintero, que vio la pintura, les dio unas monedas a cambio de ella y la colocó en el portal de su casa.

Al quedarse pequeño el portal para la cantidad de gente que acudía, Isabel Tintero decide utilizar una habitación de su propia casa.
.
Pero aún así no es suficiente y se inician los trámites para levantar una pequeña capilla en un erial de la misma calle.

Su cuñada viendo que la imagen era milagrosa ofreció a su hijo y desde entonces existe la tradición. Hoy en día se hace cada sábado.

Isabel Tintero en 1791, pedía permiso para construir una capilla. Se le concedió y se hicieron colectas para comprar un solar que había en la calle de la Paloma, que pertenecía a las monjas franciscanas de Santa Maria de la Cruz.

Su convento que estaba en el cercano pueblo de Cubas de la Sagra. Hicieron una capilla que encargaron a Francisco Sánchez, discípulo de Ventura Rodríguez que comenzó la obras en 1792 y duraron tres años.

La capilla, dedicada a Nuestra Señora de la Soledad, se construyó con el apoyo de la Casa Real. Está dedicada a Nuestra Señora de la Soledad, fue popularmente conocida como “de la Paloma” por estar situada en la calle de tal nombre.

El día 9 de octubre de 1796, el cuadro de la Virgen de la Paloma fue llevado a la nueva capilla, y fue nombrada Andrea Isabel Tintero sacristana y administradora.

Al aumentar su fama, la capilla se llenó de exvotos, de tal manera que se mandó retirarlos.

Cuando llegaron los franceses en 1808 Isabel guardó la imagen y sus joyas. Esta murió en 1813 y su deseo era ser enterrada en la iglesia pero no le fue concedido y fue enterrada en el cementerio de San Isidro.

El culto sigue creciendo y la capilla se queda pequeña. En 1891, se convierte en la parroquia de San Pedro el Real, pero se considera que el edificio está en malas condiciones y que no era posible continuar el culto en la pequeña capilla, lo que lleva a levantar una nueva iglesia.

En 1896 se comienza a construir la nueva iglesia según el proyecto del arquitecto Lorenzo Álvarez Capra, y se inaugura en 1912.

Devoción Real

La reina María Luisa (esposa de Carlos IV de España), teniendo gravemente enfermo a uno de sus hijos, encomendó la salud de éste a la Virgen de la Paloma.
.
Y como sanase, acudió a la capilla con las damas de su séquito, a donar a la Virgen como exvoto el traje más rico del infante.
.
Mandó que a partir de entonces el gasto de iluminación de la capilla corriese por cuenta de palacio.

La reina Isabel II solía ir a rezar a la Virgen en el ultimo mes de sus embarazos y su hijo Alfonso XII visitó varias veces la capilla para rezar.

En 1891, se sustituyó la capilla y pasó la parroquia de San Pedro el Real a la Paloma. El edificio fue construido entre los años 1896 y 1911.

Construido por iniciativa del párroco don Ceferino Vahillo Felipe, los planos y la ejecución de las obras fueron realizados, respectivamente, por los arquitectos D. Lorenzo Alvarez Capra y D. Dimas Rodríguez Izquierdo. La superficie que ocupa la construcción es de 756,84 metros cuadrados.

Es de planta de cruz latina y de fachada neomudéjar con elementos góticos., se inauguró el 23 de marzo de 1912 con asistencia al acto de los Reyes de España, don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia.

Las vidrieras blasonadas ostentan los escudos de sus donantes, entre los que destacan los pontificios y los cinco de la Casa Real sobre el altar mayor. Las vidrieras fueron regalo de la Casa Real.

Durante la República se cambió el cuadro por una réplica. En la Guerra Civil española Pedro Labiana, presidente de la junta parroquial, trasladó el lienzo a su casa en la calle de Altamirano y allí guardó el cuadro dentro del cabecero de una cama.

Después de un bombardeo fue llevado a los sótanos de una farmacia de la Glorieta de San Bernardo, que era propiedad de unos parientes de la familia. Allí permaneció más de dos años, hasta que finalizó la guerra y después fue devuelta la pintura.

El 15 de agosto de 1939 el cuadro volvió al templo, pero sin marco, y la custodia de oro y brillantes desapareció. La copia fue guardada por un zapatero, creyendo que se trataba de la autentica y la tuvo escondida durante toda la guerra.

La patrona de los bomberos

La Virgen de la Paloma es la patrona de los bomberos. Parece ser que el origen de este hecho está en un incendio que hubo en la Plaza Mayor y que no podía ser sofocado.

Los madrileños trajeron a todas las vírgenes para ver si se apagaba y hasta que no trajeron el cuadro de la Paloma no se apagó.

En una ocasión unos feligreses pidieron ayuda a los bomberos que hacían maniobras cerca de la Gran Vía de San Francisco, para bajar el cuadro de la Virgen de la Paloma.

Cada año un bombero es elegido para bajar el cuadro y este hecho es considerado un gran honor.

El año 1956 se adquirió una carroza, pero son los bomberos los que bajan a la imagen del Altar y lo colocan en la carroza para la procesión. Por la tarde escoltan a la Virgen de la Paloma en todo el recorrido.

Al finalizar vuelven a poner el cuadro en su lugar una vez que se canta la Salve. Los bomberos pertenecen al cercano cuartel de la Puerta de Toledo, entre la Gran Vía de San Francisco y la Ronda de Segovia.

Procesión de La Virgen de La Paloma

La Virgen de la Paloma es considerada la Patrona popular de Madrid, aunque la Virgen de la Almudena es la Patrona oficial de Madrid.

El día 15 de agosto, fiesta de la Asunción de María para todos los creyentes, en Madrid es el Día de la Virgen de la Paloma.

La procesión formada a las puertas del templo, en la plaza de la Virgen de la Paloma, baja primero por la calle de Isabel Tintero y sigue luego por la Gran Vía de San Francisco hasta la Puerta de Toledo, donde el Cuerpo de Bomberos suele realizar una de sus espectaculares exhibiciones en honor de la Virgen.

A continuación, sube por la calle de Toledo hasta la plaza de la Cebada, pasa por la Puerta de Moros y sigue por la carrera de San Francisco hasta San Francisco el Grande.

Aquí la procesión gira y sube por la calle de Calatrava, para terminar bajando por la calle de la Paloma y regresar a su santuario.

Una vez en el templo, la Virgen es colocada de nuevo en el retablo del presbiterio por los bomberos, mientras el pueblo entona la Salve.

Es entonces cuando comienza la Verbena de La Paloma…

La verbena de la Paloma

Es una obra del compositor Tomas Bretón y del libretista Ricardo de la Vega, que se estrenó el 17 de febrero de 1894 en el Teatro Apolo de Madrid.. Esta verbena era muy popular ya en los años 20.

Los personajes de ‘La Verbena de la Paloma’, Don Hilarión, la Casta y la Susana, ‘guindillas’ y serenos, chulapos y chulapas, vecinas y vecinos, podían considerarse, en cierta medida, estereotipos de los habitantes de las casas de corrala del Barrio de la Paloma, en los años en que transcurre esta zarzuela.

Durante muchos años tuvieron un carácter vecinal, celebrando sus propias verbenas en los patios de sus corrales o en solares cercanos.

Allí bailaban el chotis y el pasodoble. Incluso, en los últimos años del franquismo se celebraban ‘kermesses’ cerradas y de pago en el Parque de las Vistillas.

Las calles de la zona se engalanan, la gente se viste de chulapos y chulapas con los trajes típicos de Madrid. Se comen entresijos y gallinejas y se bebe limonada.

A La Verbena de la Paloma acuden la gran mayoría de los madrileños que por esas fechas están en Madrid, acompañados en muchos casos por los nuevos vecinos, de países muy variados y deseosos de divertirse participando activamente en la fiesta.

A divertirse…

Si  quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte gratuitamente a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete gratis a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

Para leer mas

Historia de la virgen de la Paloma de Madrid

Virgen de la Paloma de Madrid

Fiestas de la Paloma

Virgen de la Paloma

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s