Los libros plúmbeos o libros de plomo

Los libros plúmbeos o libros de plomo

En 1588 se derribó el alminar de la mezquita mayor nazarí de Granada porque se quería construir sobre ella una catedral. Se llamaba la “Torre Vieja” y no muy lejos de las tumbas de los Reyes Católicos, obstaculizaba la construcción de la tercera nave de la Catedral de Granada. Seguir leyendo “Los libros plúmbeos o libros de plomo”

Anuncios

La virgen que decidió quedarse en Dosbarrios

La virgen que decidió quedarse en Dosbarrios

Esta ermita de la virgen del Rosario del Campo está situada en el pueblo de Dosbarrios, en Toledo, España. Estaba al borde de la carretera de Andalucía,  los franceses la espoliaron y hay una leyenda sobre la virgen que aquí contaremos. Seguir leyendo “La virgen que decidió quedarse en Dosbarrios”

El topo maligno de la catedral de León

El topo maligno de la catedral de León

La catedral de León

Llamada Pulchra Leonina está construida encima de otras construcciones. Primero construyeron unas termas romanas y otros edificios públicos que la Legión VII había construido a mediados del siglo II, cuando instaló su campamento en este lugar, entre los ríos Torío y Bernesga. Seguir leyendo “El topo maligno de la catedral de León”

Napoleón y “el viejo del agua”de Madrid

Napoleón y “el viejo del agua”de Madrid

El ahuehuete es un árbol de una especie originaria de México que se conoce como Taxodium mucronatum. Este es el árbol Nacional de México, que recibió una condecoración en 1921 porque se puede encontrar en cualquier parte de ese país. Seguir leyendo “Napoleón y “el viejo del agua”de Madrid”

La leyenda de la virgen de Butarque y el fajín rojo

La leyenda de la virgen de Butarque y el fajín rojo

El barranco Reajo, atalaya desde la que se divisaba a cualquier vecino o visitante que llegaba o salía de Leganés por el norte en el camino de villa y Corte a través de los Carabancheles. Allí se levantó la ermita de Nuestra Señora de Butarque, que era vigía de todo el valle. Seguir leyendo “La leyenda de la virgen de Butarque y el fajín rojo”