Los tres golpes de San Pascual Bailón

Los tres golpes de San Pascual Bailón

San Pascual te concede todo lo que le pides y es capaz de obrar impresionantes milagros. A cambio, sólo exige una cosa: que no olvides cumplir la promesa que hicieras. Lo contrario conlleva unas inquietantes represalias.

Fue un fraile franciscano que amó tanto y dedicó tantas horas de su vida al Santísimo Sacramento del Altar, que fue declarado Patrono de los Congresos Eucarísticos y Asociaciones Eucarísticas por León XIII el 28 de noviembre de 1897.

Aunque este santo apenas sabía leer y escribir, se expresaba con gran elocuencia sobre la presencia de Jesús en la Eucaristía.

Tenía un gran conocimiento teológico sin estudio alguno, lo que sorprendió a sus maestros.

Pascual Bailón nació en Torrehermosa, Aragón (España) el 24 de mayo de 1540. El día de su nacimiento coincidió con la fiesta de Pentecostés, llamada “la Pascua del Espíritu Santo”, y por ese motivo tomó de nombre de Pascual.

Sus padres fueron campesinos y él también se dedicó a este oficio desde los 7 hasta los 24 años. Ingresó en el convento de los frailes menores (franciscanos) de Albatera.

Debido a su poca instrucción los franciscanos le asignaron oficios humildes. Fue portero, cocinero, mandadero y barrendero.

Su tiempo libre lo dedicaba a la adoración Eucarística, de rodillas con los brazos en cruz. Por las noches pasaba horas ante el Santísimo Sacramento. Continuaba su adoración tarde en la noche y por la madrugada estaba en la capilla antes que los demás.

Tiempo después fue enviado a París a entregar una carta al general de la orden, y en el trayecto “abiertamente profesó la verdad de la Eucaristía entre los herejes y, por ello, tuvo que pasar por graves pruebas” (Breve apostólico Providentíssimus del Papa León XIII). Por ello se intentó asesinarle.

Pascual falleció en España el 15 de mayo de 1592, durante el Domingo de Pentecostés, y se sabe que obró muchos milagros después de su muerte.

Fue beatificado el 29 de octubre de 1618 por el Papa Pablo V y canonizado el 16 de octubre de 1690 por el Papa Alejandro VIII. Su culto floreció sobre todo en su tierra natal y en el sur de Italia y se difundió ampliamente España y América del Sur.

Entre los milagros que se le atribuyen destacan la multiplicación del pan para los pobres, la curación de enfermos, el don de profecía y el que narra cómo de una piedra salió agua para unos pobres.

La tradición popular afirma que muchas veces orando experimentaba tanta alegría que se ponía a bailar (por eso algunos creen que su apellido es un apodo por esta reacción característica).

San Pascual escribió dos devocionarios para su edificación personal, editados en 2000 con el título de “Opúsculos de san Pascual Bailón”. Uno de ellos fue regalado al rey Felipe II y el otro se encuentra en la Basílica de San Pascual de Villarreal.

Tras una vida durante la que cultiva su espíritu con la oración, la escritura y realizando los más modestos trabajos de lego en varios conventos de la zona -llamada Provincia de San Juan Bautista-, murió en el convento alcantarino del Rosario en Villarreal, en donde fue hermano refitolero y limosnero, el 17 de mayo de 1592, también Pascua de Pentecostés.

La leyenda dice que tras su muerte, sucedió que, durante la Misa de réquiem, en el momento de la consagración, sus ojos se abrieron para adorar al Santísimo Sacramento.

Es una creencia muy extendida que las personas que van a morir llaman a la puerta de sus familiares y conocidos “para despedirse”.

Se cuenta que San Pascual Bailón que fue canonizado en 1690, avisa a sus fieles con tres golpes en la puerta cuando su muerte está próxima.

Se piensa que es porque aun 200 años después de su muerte en 1592, los fieles escuchaban pequeños golpes en la tumba del santo.

En el siglo XVI muere en el convento del Rosario el fraile alcantarino Pascual Bailón, cuyo sepulcro en la ciudad de Villarreal será un foco de fuerte influencia religiosa al construirse su capilla con la protección de Carlos II de España.

Entre 1566 y 1675 se amplió la huerta tradicional regada por la Sequía Major, Sequiola, Sobrirana (de arriba) y Jussana (de abajo) y se roturó la mayor parte del secano (Madrigal, Pinella y Pla Redó).

El primero en escuchar los golpes fue el propio sobrino del santo, Fray diego Bailón:

“Por los años de 1609 habitaba en el convento de Villareal un sobrino de nuestro Santo, llamado Fr. Diego Bailón.

El joven religioso, de una gran inocencia de costumbres y de gran virtud, estaba encargado del oficio de limosnero.

Al volver de sus excursiones, solía este religioso pedir la bendición del Padre guardián, e iba a orar ante el sepulcro de su tío.

Una vez allí le daba cuenta de los incidentes de su viaje, le recomendaba a los bienhechores y le exponía sus sufrimientos.

No terminaba la relación de sus aflicciones cuando sentía en la caja sepulcral un cierto ruído, como si el Santo acabara de moverse en su féretro.

Otras veces llegaban a sus oídos suaves golpes, y entonces sentía en su corazón un gran consuelo. los superiores, al conocer estos sucesos, comprobaron por sí mismos la veracidad de lo referído”.

El Padre Cristóbal de Arta procurador de la causa tuvo noticias de hasta cincuenta casos. Algunos de ellos fueron:

  • Durante el Asedio de Pontarchi se oyeron unos golpes en el féretro que anunciaron la victoria de las tropas españolas, sobre las francesas.
  • En 1640 sus golpes anunciaron la rebelión de portugal contra España.
  • Diego Candel, un carmelita descalzo quería hablar sobre los golpes del santo y rezó para que este le diera una muestra de que debía hacerlo. En cuanto terminó de rezar sonaron tres golpes, volvió a rezar otras dos veces y también volvieron a sonar los tres golpes. Por lo tanto terminó hablando de ello a quien quisiera escucharlo.
  • Dos padres jesuitas quisieron saber mas sobre el caso y acudieron donde estaba enterrado el Santo. Discutían sobre si podía ser verdad o mentira de que fuese verdad que el Santo pudiese realizar el prodigio. Estando en la capilla, una mujer que oyó la discursión pidió al Santo mediante una oración que realizara un golpe fuerte para que se convencieran que era verdad. No había terminado cuando sonó un violento golpe, tras lo cual se acercó a los padres para contarles lo que había pedido al Santo y ellos oraron dando las gracias por haberles concedido el favor de haber contemplado el prodigio.
  • En 1669, en la canonización del Santo, el prodigio se repitió en presencia de varios obispos y también ante el virrey de Sicilia. El Arzobispo de Valencia y otros prelados mandaron a la Sagrada Congregación de Ritos los relatos de varios sucesos acontecidos.

En algunos lugares se rezaba a San Pascual Bailón para que avisara de cuando iban a morir.

El Santo avisaba con tres días de antelación de su muerte a la persona que le rezaba. Un ejemplo fue una señora que rezó a San Pascual y un día amaneció amortajada y muerta encima de su cama en el barrio de San Rafaél, en Jumilla.

En el siglo XX también sonaron estos golpes, pero fueron para seguir anunciando cosas como:

  • El incendio del cine Luz en Villarreal, el 27 de mayo de 1912. murieron 69 personas y también hubo 150 heridos. Una chispa en la sala de proyecciones provocó el fuego . En cuestión de minutos empezó a arder todo el edificio. La salida quedó bloqueada por las llamas y no había una alternativa de emergencia. El cine se convirtió en una trampa mortal.  El 30 de mayo 20.000 personas acudieron al funeral.
  • En 1936 los golpes anunciaron el comienzo de la guerra Civil Española y la destrucción de su sepulcro.
  • La última vez que se oyeron los golpes fue el 6 de noviembre de 1994, en la misa de las siete de la tarde. Se oyeron en tres sitios a la vez: el refectorio, el sepulcro y la sacristía. La gente pensó que tocaría la lotería o algo así. Unas semanas mas tarde murió en Villareal el Cardenal Vicente Enrique y Tarancón en su residencia veraniega de “Torre Anita”.

Desde la Época virreinal en Nueva España las cocineras se han encomendado a san Pascual como santo protector de los fogones y de los accidentes en las cocinas.

En la actualidad se ofrece el premio san Pascual Bailón a los mejores cocineros y hay refranes populares a manera de rezos al momento de cocinar como:

“San Pascual Baylón

Báilame en este fogón

Tú me das la sazón

Y yo te dedicó un danzón”.

 

Si  quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte gratuitamente a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete gratis a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

Para leer mas

Tradición de los tres soniquetes

Cosas de nuestros antepasados

Las muertes anunciadas

San Pascual Bailón, quien avisa no es traidor

Golpes San Pascual Bailón

Catastrofe cine Luz Villarreal

Villarreal

Hoy es la fiesta de San pascual Bailón

Pascual Baylon

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s