“Meterse en camisa de once varas”

“Meterse en camisa de once varas”

Meterse en camisa de once varas. Significa “Meterse una persona en asuntos o problemas que no conoce, que no le competen o que no reportan ningún beneficio”, que se complica mucho la vida innecesariamente.

En la Edad Media, en la ceremonia de adopción de un niño, el padre debía meter al niño por la manga de una camisa grande que se hacía para la ocasión y lo sacaba por la cabeza o el cuello de la prenda.

Muchas veces un eclesiástico que deseaba un sucesor, lo metía por la manga de una camisa muy amplia y lo sacaba por la cabeza, queriendo simbolizar con este recorrido un segundo parto.

El padre le besaba en la frente aceptando ser su progenitor.​ En algunas regiones de Europa la ceremonia se celebra aun, pero con la madre, simulando el parto.

En algunas zonas, el padre o la madre adoptivos metían al niño bajo su manto o sus vestiduras en señal de protección. Estas costumbres, u otras muy similares, se mantienen actualmente en algunos pueblos eslavos del sur (búlgaros y bosnios) y entre los turcos.

Pero bastantes veces ocurría que estas adopciones no eran de agrado del hijo adoptivo y entonces se le recomendaba a éste que no se metiera en camisas de once varas (que no se dejase adoptar).

El número once era un número indefinido cuyo significado era “muchas”, y por esto se entendía que era una camisa bastante larga.

Las dimensiones de la camisa, no podía medir once varas, ya que una vara son 84 centímetros. De este modo la camisa mediría 9,24 metros.

Camisa de una muralla

En la Edad Media a veces los castillos tenían una simple torre protegida por un muro exterior bajo de unos 10 metros de altura con o sin camino de ronda y que se conoce como camisa.

Si era una pequeña torre vigía, que estaba situada en un lugar estratégico, estaríamos hablando de una torre almenara, que generalmente dependía de un castillo principal relativamente cercano.

 

Cañiza de once varas

En la zona de Salamanca, los pastores, para resguardar sus rebaños durante la noche, los cercaban en una corraliza desmontable construida de cañas y telas, llamada «cañiza».

Con una cañiza de once varas castellanas, puede montarse una corraliza casi circular de poco menos de 6 m².

Tan reducido recinto hace prácticamente imposible moverse, y salir sin tropezar un animal con otro.

Hay tiempos de tirar cohetes y tiempos de recoger varas

Refran popular de origen biblico que significa:

Como dice el libro bíblico del qohelet todo tiene su tiempo todo tiene su momento y cada cosa su tiempo bajo el cielo.

Una variante dice:

Hay tiempos de tronar los cohetes y tiempos de juntar varitas. Esta version se basa en una contraposición entre tirar cohetes y recoger varas.


Si quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte gratuitamente a mi blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete gratis a mi canal de YouTube https://goo.gl/5mMkyM

Relacionados

La vara del Al Kadí.

“Tener más orgullo que don Rodrigo en la horca”

“Para ti la perra gorda”

“Tomar por el pito del sereno”

“Tienes más huevos que el caballo de Espartero”

“Quien fue a Sevilla, perdió su silla”

‘No dejar títere con cabeza’

“Se te ve el plumero”

“Mantenerse en sus trece”. El «Papa Luna»

“Está en el quinto pino”

“Todos los caminos conducen a Roma”

Para leer mas

Origen y significado de meterse en camisas de once varas

Meterse en camisas de once varas

El castillo medieval y sus partes

 

 

Anuncios

Un comentario en ““Meterse en camisa de once varas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s