Puerta Cerrada y el lema de Madrid

Puerta Cerrada y el lema de Madrid

Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son… Es un antiguo lema de Madrid. El lema completo era: “Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son, esta es mi insignia y mi blasón.”

  • Lo primero era porque Madrid está edificada sobre corrientes de agua.
  • Sus muros son de fuego se decía porque sus murallas eran de silex y cuando lanzaban flechas salían chispas.

Aquí se encontraba el punto de inicio del viaje de agua del Bajo Abroñigal, de ahí que se instalara en el siglo XVII, una fuente monumental realizada por Ludovico Turchi y Francisco del Valle.

Madrid, Madrid de los Austrias, Madrid Musulmana,Madrid del Agua, Historia de Madrid

Sólo se conserva el grupo escultórico de Diana cazadora, que se trasladó a la fuente de la Cruz Verde, en la plaza del mismo nombre.

La fuente está coronada por la figura de Diana Cazadora y dos delfines mitológicos, obra de Ludovico Turqui y el maestro cantero Francisco del Valle en el año 1620, procedente de la antigua Fuente de Puerta Cerrada demolida en 1849.

Puerta Cerrada está situada en el barrio de La Latina entre la calle Segovia y la de Tintoreros, entre la calle Latoneros y la calle del Nuncio y entre la Cava Baja y la calle Cuchilleros.

Había una puerta que se mantenía cerrada porque sus gobernantes decían que había muchos recovecos por donde se podía delinquir.

En el siglo XII se instalaron en sus inmediaciones los gremios de cobreros (artesanos del cobre) y latoneros (artesanos del latón). Todos ellos ubicados en la plazoleta de los herreros.

La denominación de Puerta Cerrada proviene de los diversos incidentes, como robos y asaltos ocurridos en sus inmediaciones, que llevaron a la decisión de cerrarla durante la noche.​ El historiador León Pinelo llegó a anotar su cierre definitivo.

La puerta de la muralla cristiana de Madrid, durante la Edad Media y el Renacimiento fue derribada en el año 1569, con ocasión de la entrada en la ciudad de Isabel de Valois, esposa de Felipe II.

El cronista Ramón de Mesonero Romanos describe así este entorno y su origen:

La entrada de Madrid por este lado (según el maestro López de Hoyos, que la conoció, pues fue derribada en el siglo XVI) era angosta y recta al principio, haciendo luego dos revueltas de suerte que ni los que salían podían ver a los que entraban, ni éstos a los de fuera.

Llamáronla en lo antiguo la Puerta de la Culebra, por tener esculpida encima de ella aquella célebre culebra o dragón, que a tantos comentarios ha dado lugar sobre su origen, atribuyéndole algunos de los analistas madrileños nada menos que a los griegos, fundadores, según ellos, de la villa, a quien dejaron como blasón este emblema, que solían llevar en sus banderas.

Así lo afirma con la mayor seriedad el mismo honrado madrileño maestro López de Hoyos, en cuya casa de los Estudios de la villa (de que ya anteriormente hicimos mención) se conservó, al derribo de la puerta, la piedra en que estaba esculpida dicha culebra, que copió después en su obra del Recibimiento de D.ª Ana de Austria.

El antiguo Madrid. Paseos histórico-anecdóticos por las calles y casas de esta villa.

Queremos recordar que Lopez de Hoyos fue profesor de Cervantes.

La llamaban a la puerta popularmente, “del dragón” o “de la culebra” porque existía la representación de uno de estos seres, pero el nombre oficial “cerrada”, se debió a que lo fue por los numerosos pillajes y robos que se producían en la misma, como señala Jerónimo de la Quintana.

Y como testigo excepcional de tal hecho, señaló y documentó por donde iba la muralla e incluso dibujó la puerta lo mejor que pudo. Por encima del arco de acceso representó una especie de lagarto que es el origen del nombre antes citado.

El dibujo quedó olvidado en los archivos municipales hasta que un día de 1750, un archivero de la Villa, muy aficionado a la heráldica, dijo que aquello era un dragón, el símbolo heráldico del Rey Epaminondas de Grecia, del siglo IV a.C.

Concluyó que este Rey Heleno vino a Madrid, fundó la ciudad, construyó sus murallas, dejó su escudo en ellos (un dragón) y se marchó a Grecia nuevamente.

Esto fue tomado muy en serio durante varios siglos, y formó parte del escudo de Madrid desde aquella época hasta 1970, año en que en un pleno del Ayuntamiento decidió que el Oso (u Osa) y el Madroño serían los únicos emblemas de la ciudad.

En los números 4 y 6 de la plaza, se conservan lienzos de la muralla cristiana de Madrid, integrados dentro de la estructura de varios inmuebles.

Se distinguen elementos arquitectónicos como el adarve, el pretil y restos de un torreón, si bien ni el lienzo de mampostería ni la torre son visibles al público.

En 1805, el alcalde José de Marquina Galindo decretó la retirada de todas las cruces y cruceros, que en muchos casos interrumpían las vías de tránsito rodado, siendo la que aún se conserva en Puerta Cerrada una de las pocas que se salvó.

Las imprentas ultramontanas de la época repartieron un pasquín con esta copla:

¡Oh, cruz fiel, cruz divina,
que triunfaste del pérfido Marquina!

En la parte más ancha de la plaza, que está peatonalizada, hay una gran cruz de piedra. Se levantó en 1783 y vino a sustituir a otra que se cree que se construyó poco después de derribarse la Puerta Cerrada y señalaba el lugar donde esta puerta había estado anteriormente.

Cerca de la cruz estaba la iglesia de San Juan, que desapareció en el siglo XIX. Allí estuvo enterrado el pintor Diego de Velazquez.

Desde la cruz, mirando hacia el este, puede verse la cúpula de la Colegiata de San Isidro, antigua Catedral de Madrid.

Bajando por el inicio de la calle Segovia, todavía dentro de la plaza de Puerta Cerrada, un pequeño cartel sobre la fachada de un edificio pone que “en este lugar nació en 1642 Claudio Coello, pintor de cámara del rey Carlos II”.

Es una construcción antigua, pero se cree que no es en la que nació el artista, ya que la placa dice “en este lugar” y no “en esta casa”.

Los murales en los edificios de la plaza datan de 1983 y sirvieron como recurso para adornar lienzos de los edificios que habían quedado al descubierto tras las últimas demoliciones. Fueron pintados durante la alcaldía de Enrique Tierno Galván

Los dos murales que hoy existen son obra del artista Alberto Corazón, pero hubo otro más que hace poco ha desaparecido.

Como hemos dicho antes la puerta fue derribada en 1569 para ensanchar el paso por la entrada de Isabel de Valois a la ciudad, construyéndose una nueva que duró hasta 1582, año en que fue destruida por un incendio.

Tras este incidente Felipe II se opuso a que fuera reconstruida, en virtud del crecimiento urbano de Madrid y su expansión a lo largo del eje de la calle de Segovia, que dejaba a la puerta dentro del nuevo recinto urbano, y sin utilidad.

Durante la construcción de la Cerca de Felipe IV, debía quedar algún resto de la puerta en los alrededores de la plaza, pues Tirso de Molina en su comedia La huerta de Juan Fernández, pone en boca de los protagonistas:

Como está Madrid sin cerca
A todo gusto da entrada;
Nombre hay de Puerta Cerrada,
Mas pásala quien se acerca.

Presumía a principios del siglo XV el famoso viajero Ruy González de Clavijo ante la Corte del Gran Khan:

“vosotros tendréis mucho lujo y riquezas, pero los madrileños somos tan chulos que entramos a nuestra ciudad por una Puerta Cerrada”.


Si quieres recibir todos los nuevos contenidos puedes suscribirte gratuitamente al blog https://exprimehistorias.wordpress.com/

Y si quieres oír y ver la historia suscríbete gratis al canal de Exprimehistorias en YouTube  https://goo.gl/5mMkyM


Relacionados

Felipe II y la “Casa a la Malicia”

El Emperador Nerón y la sala giratoria

El pozo mas antiguo de la península, Motilla del Azuer.

Las siete ciudades de Cibola, y Acoma, “la ciudad de las nubes”.

Fuerte Mosé. El primer asentamiento legal de colonos negros libres

Alberto Aguilera y las estufas populares

El tesoro del Delfín

Para leer mas

Plaza puerta Cerrada

Puerta Cerrada una cruz y un lema de Madrid

La plaza de Puerta Cerrada y el lema de Madrid

Plaza de Puerta Cerrada de Madrid

La cruz de Puerta Cerrada

Puerta cerrada y su entorno

La fuente de Puerta cerrada

Murallas cercas y puertas de Madrid

Puerta cerrada n. 4

Plaza de Puerta Cerrada Madrid

Historias y Leyendas de las Puertas de las murallas de Madrid

Plaza de Puerta Cerrada

Puerta Cerrada

Historia de las calles

Puerta cerrada Madrid

 

Anuncios

2 comentarios en “Puerta Cerrada y el lema de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s